06
Fri, Dec

Circumscriptions

El 26 de noviembre, una vez más fue premiada La liturgia cotidiana. La Asociación civil Luchemos por la vida distinguió por cuarta vez a la revista y a San Pablo por  porque unieron esfuerzos para difundir contenidos con el fin de lograr una educación vial que permita bajar el número de accidentes y muertes en las calles y carreteras, que ascienden a un aterrador promedio de veinte por día.

Dicha asociación civil otorga este premio desde hace veinticuatro años a aquellas personas, medios, instituciones o empresas que se hayan destacado de alguna manera por promover, fomentar y mejorar la educación y la seguridad vial durante el año, contribuyendo así a salvar vidas de la principal epidemia nacional que sufre nuestro país: los siniestros de tránsito. Las razones que llevaron a entregar este premio se basan en que La liturgia cotidiana, “como publicación religiosa, asume plenamente el compromiso evangélico de la Iglesia con la vida, ofreciendo en sus números consejos de prevención de siniestros para la preservación de la vida en la vía pública. Dicha concientización permanente es un ejemplo que merece ser destacado, y sin lugar a dudas están ayudando a salvar vidas en Argentina”.

En nombre de San Pablo recibió el premio el P. Fernando Teseyra, Director de la revista, que expresó su agradecimiento por la distinción. En la ocasión, afirmó que el amor, la defensa y la lucha por la vida unen a las dos instituciones. Además, que el premio otorgado en el día de la memoria litúrgica del beato Santiago Alberione confirma un objetivo por el cual fue fundada la editorial: la promoción del valor inalienable de la vida humana. Por último, destacó que, como Iglesia en Argentina y sociedad en general, tienen aún tareas pendientes, como lograr una mejor articulación nacional de la pastoral de carreteras, que se suma al día de oración las víctimas de tránsito (27 de noviembre), avalado por la Conferencia Episcopal; y a obtener la promulgación de leyes y reformas al Código penal que “Luchemos por la vida” presenta incansablemente al poder legislativo nacional, aunque no es escuchada. Así queda el compromiso de “San Pablo” de seguir respaldando todo lo que esta asociación hace para que no haya más siniestros viales y muerte en las calles.

Este premio demuestra que el apostolado paulino no escinde el ámbito religioso del civil, porque la vida une a todos los seres humanos y la editorial debe estar al servicio del evangelio de la vida.



Del 12 al 16 de septiembre, un buen grupo de Paulinos de la Provincia Argentina-Chile-Paraguay se reunieron en la Comunidad de Florida, Buenos Aires, para un Encuentro de Reflexión, de oración y discernimiento, sobre el presente y el futuro provincial, en torno a las cuatro temáticas específicas: vida comunitaria, apostolado, formación y pobreza, inspiradas en las cuatro ruedas del carro paulino, y siendo la oración transversal a todos los temas.

El encuentro fue convocado por el P. Martín Dolzani, Superior provincial y el Gobierno de la Circunscripción, teniendo en cuenta la realidad actual de cada una de las comunidades. Los temas fueron desarrollados en el siguiente orden: Vida de comunidad (P. Martín Dolzani); apostolado (P. Rubén Darío Bergliaffa); formación (P. Aderico Dolzani) y economía (P. Luis Muñoz). Las jornadas se iniciaron todos los días con la celebración eucarística, concluyéndose con la Visita y el compartir fraterno.

Fueron días de poner en común las preocupaciones, los pasos dados, las realidades diversas de la misión en los países de la Provincia, de cara al futuro, recordando el “Secreto de feliz éxito” que parte del reconocimiento de las propias fragilidades, pero ante todo la fe en Dios, en cuyas manos está la misión y la vida de cada uno.

Del 5 al 12 de mayo, un grupo de Paulinos y Paulinas presentes en Paraguay, llevamos a cabo una Misión Bíblica junto a la Parroquia de San Juan Bautista, en la localidad de Villa Hayes (entrada al Chaco paraguayo), Diócesis de Benjamín Aceval. Han sido días intensos, en los que hemos compartido con la gente del lugar el amor por la Palabra de Dios y nuestra vocación paulina, en el marco del Año Vocacional.

El Equipo misionero estuvo conformado por las Hnas. Virginia Romero y Elda Muchut; las aspirantes paulinas Rocío Bogado, Giselle Ruíz Díaz; un grupo de jóvenes argentinos y paraguayos y, por parte de los paulinos, P. Gilbert Kannikatu y quien escribe esta nota. A nosotros se sumó un valioso equipo parroquial conformado por laicos, entre los que se encontraban jóvenes y señoras muy entusiastas. Contamos también con la presencia y bendición del Párroco del lugar.

Día a día hemos compartido en los hogares esparcidos por los ocho barrios que conforman la Parroquia, muchos de los cuales han sido afectados por las fuertes lluvias que en estos días asolaron el país. En medio de las inundaciones y precariedad, nunca olvidaremos la hospitalidad de la gente y su apertura a compartir la Palabra de Dios, rezar con nosotros, pedir bendiciones y oración por los suyos.

Para nosotros, como Familia Paulina, el desafío fue grande, sobre todo porque en esas zonas se habla mucho el guaraní, el idioma madre del Paraguay; sin embargo, gracias a los laicos misioneros de la zona y la cordialidad de la gente, esto no fue obstáculo, ¡Nos sentimos evangelizados!

Durante estos días, hemos rezado juntos, compartimos también diversos talleres bíblicos y nuestro material de PAULINAS y SAN PABLO. Sentimientos de alegría y mayor responsabilidad emergieron al saber que los agentes pastorales de la Parroquia utilizaban nuestro periódico “La Liturgia Cotidiana” para reflexionar la Palabra día a día.

El Señor bendiga al pueblo paraguayo, a cada persona que con amabilidad nos recibía, expectante, abierto al Evangelio, diciéndonos sonrientes en guaraní “eguapymi” (siéntese).                 

En el Paraguay, la Familia Paulina está presente con dos comunidades de Hijas de San Pablo (este año cumplen 25 años de presencia allí) y una de Paulinos (desde 2016), además de cuatro librerías, dos de PAULINAS y dos de SAN PABLO.

¡Ñandejára tanderovasa, Paraguay! (¡Nuestro Señor te bendiga, Paraguay!)

En el marco del inicio del Mes de la Biblia y de la Juventud se llevó a cabo el Campamento Bíblico Juvenil 2019, denominado en esta primera versión “Epytamina Orendive” (en español: Quédate con nosotros). Dicha iniciativa la llevamos adelante los Paulinos en el Paraguay y la Congregación de la Misión (Vicentinos), además de concretizarse gracias al apoyo invaluable de la Pastoral Juvenil de la Vicaría Episcopal de Caazapá y las parroquias a ella pertenecientes.

El Campamento se desarrolló los días sábado 31 de agosto y domingo 1 de septiembre en los predios del Colegio Inmaculada Concepción, de las hermanas Azules, acudiendo al mismo un aproximado de 80 participantes (provenientes del departamento de Caazapá, de Ciudad del Este, Carapeguá, Nueva Italia, Ñemby, Luque, Lambaré y Asunción), 20 animadores y un buen grupo de logística, provisto por la Pastoral Juvenil de la Vicaría.

“Epytamina Orendive” ha sido una propuesta de Campamento Bíblico para jóvenes, teniendo como objetivo principal acercar la Palabra de Dios a chicos y chicas, mediante diversos medios para llegar a ellos: música, teatro, redes sociales, juegos, charlas y momentos de oración. Fueron dos días intensos, de mucho trabajo, pero sobre todo de mucho compartir de la Palabra.

Para esta edición, el Campamento fue guiado por el P. Hugo Sosa, sacerdote vicentino y coordinado por quien suscribe, en trabajo conjunto con los seminaristas vicentinos, y jóvenes de los grupos juveniles de la Familia Vicentina. Por el lado de la logística, se realizó un trabajo conjunto entre la Secretaría del Centro Bíblico San Pablo y la Parroquia San Pablo de Caazapá. Por parte de los paulinos también, el P. Gilbert Kannikattu colaboró con el sacramento de la Reconciliación.

Queda en nosotros una profunda acción de Gracias a Dios, para quien nada hay imposible. A Él le decimos, como en Emaús:

Quédate con nosotros, Señor, atardece;
Quédate y mira a tus jóvenes, acompáñalos en su camino;
Quédate con nosotros, ¡Gracias por tanto!
Por el ser todos hermanos, en este suelo paraguayo.

El domingo 24 de marzo 2019, la Familia Paulina presente en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, celebró la Solemnidad de la Anunciación, fiesta titular del Instituto Nuestra Señora de la Anunciación. Se realizó en la parroquia Nuestra Señora del Pilar, y se organizó como parte de las celebraciones del AÑO VOCACIONAL DE LA FAMILIA PAULINA. Antes de la celebración Eucarística, se realizó un encuentro-taller de trabajo y reflexión, para presentar a las diferentes personas invitadas al evento, algo de la espiritualidad paulina, la oración del Pacto de Alberione y los “modelos de santidad” de la Familia Paulina.

Fue una hermosa tarde para compartir y celebrar el SÍ de María, la Encarnación del Hijo de Dios, la vocación Paulina, y el “hágase” diario de cada uno.

La celebración Eucarística fue presidida por el padre Martín Dolzani, ssp, superior provincial de la Sociedad de San Pablo, y concelebrada por los sacerdotes Rubén Darío, ssp y Santiago Bonomini, ssp.

Rezamos a Nuestra Señora de la Anunciación por todos los buenos frutos de este fraterno y festivo encuentro.

More Articles ...

Our Presence